Faro de A Frouxeira, la luz más joven de Galicia

  • Distancia: 5,5 km.
  • Tiempo estimado: 00h45' a pie.
  • Altura (máxima/mínima): 47 m / 0 m.
  • Desnivel acumulado: 205 m.
  • Pendiente (máxima/mínima): 9,92% subida, 9,58% bajada.
  • Accesibilidad: A pie, bicicleta.
  • Partida y llegada: 43º 36.334N, 008º 11.073W.

 
Sendero con un trazado de 5.500 metros de longitud que transcurren por la parroquias de Meirás y Lago, con partida y llegada en el aparcamiento del campo de fútbol Misael Prieto (Meirás).
 
Comenzamos en dirección al faro de A Frouxeira por la carretera asfaltada, hasta cubrir los primeros 150 primeros metros de nuestro recorrido, punto en el que nos desviamos a mano derecha por una pista de tierra y piedra. El firme en este tramo es bastante irregular, hasta llegar a los 400 metros a un paseo de madera que nos conducirá a la playa.
 
Los 600 metros de empalizada de madera discurren sobre arena y entre dunas. En sus últimos metros se sortea un pequeño regato, con un caudal de mayor o menor densidad en función de la época del año. Lo mismo sucede con la vegetación circundante.
 
Superado el primer kilómetro de nuestro recorrido alcanzamos el arenal de la playa da Frouxeira, un buen momento para deleitar la vista. Esta zona de la playa es la elegida por muchos aficionados al surf como “campo de entrenamiento”.
 
Tomamos dirección a la izquierda, recorriendo unos 300 metros por la arena, hacia una fuente que hay ente las rocas de la playa. Cerca de la fuente, a unos 30 metros en dirección al mar aparecen varias subidas a la loma que hay sobre la playa.
 
En este punto hay que tener precaución con las piernas, puesto que vamos a tomar un sendero muy estrecho que buena parte del año está flanqueado por zarzas.
 
Los próximos 500 metros discurren entre estrechos senderos. Esta es una zona privilegiada para la pesca de caña. Para los amantes de las aventuras, un reto: buscar en este tramo un hoyo que queda a la izquierda, en la dirección de marcha, y ver si el agua de mar se adentra en él.
 
En el kilómetro 2,5 de nuestro recorrido alcanzamos una antigua garita militar y una gran cruz que, como homenaje a una persona ahogada en la zona, nos recuerda a aquellos que perdieron la vida en estas aguas.
 
Este es un sitio ideal para disfrutar del aire puro y de los impresionantes acantilados, escenario elegido por el cineasta Román Polanski en 1994 para rodar algunas escenas de su película “La muerte y la doncella” protagonizada por Sigourney Weaver y Ben Kingsley. Continuamos nuestro camino en dirección al faro bordeando los acantilados, hasta el kilómetro 3,3. Casi al pie del faro encontramos unos túneles construidos en su día por el ejercito y que tenían como finalidad albergar unos potentes focos que servían para iluminar posibles objetivos a los cañones ubicados en el alto del Monte de Campelo.
 
El faro, uno de los últimos en construirse en España, tiene una estructura modernista y se alza, con sus 30 metros, a 75 metros sobre el nivel del mar. No hay que perderse la panorámica de 360º desde este punto.
 
Dejando el faro a nuestra derecha y las troneras militares a nuestra izquierda, avanzamos siguiendo el sendero que bordea la costa hacia la Capilla de O Porto, que divisamos al fondo sobre las rocas. En el km 4,5 alcanzamos la playa de cantos rodados que bordea la capilla de la Virgen de O Porto, patrona de los marineros de la zona. De frente una piscifactoría. Giramos a la izquierda.
 
En el punto kilométrico 4,6 giramos de nuevo a la izquierda e iniciamos una ligera ascensión por una pista asfaltada que nos lleva al punto de partida en el campo de fútbol.